Entrenamiento de la estabilidad en running

La estabilidad en el running es una de las principales capacidades que debe ser desarrollada y trabajada por el deportista. Debemos entender la estabilidad no solo como una capacidad global del cuerpo, sino también de todos y cada uno de los segmentos del mismo.

Un buen control de esta capacidad permitirá al corredor/a transferir de forma eficaz las fuerzas durante el gesto técnico, lo que posibilitará una mayor economía y rendimiento en la carrera.

Entrenamiento de estabilidad en running: más allá del CORE y el BOSU
Usualmente tendemos a pensar en la zona central del cuerpo, el conocido como CORE, como clave de la estabilidad. Pero es necesario entender que todo el cuerpo en su conjunto (no solo el CORE) es el que realmente puede brindarnos este control, lo que nos ayudará de forma muy efectiva a elegir qué ejercicio es el que realmente necesitamos planificar2.

En este sentido, la mejor estabilidad será la que permite al sujeto generar fuerza. Por este motivo, un buen corredor es el que es capaz de resistir de mejor manera a una sucesión de fuerzas.

Otro de las tendencias en el ámbito del entrenamiento es la de asociar el uso del BOSU a la mejora de la estabilidad/propiocepción. Con este material hemos llegado a la creación de ejercicios inimaginables, en los cuales podemos generar de todo menos fuerza.

Autores como Saeterbakken et al., (2019)3 han podido constatar que, al hacer sentadillas, un individuo tiene menor capacidad para ejercer fuerza encima de un BOSU que la que tiene cuando realiza el mismo ejercicio en el suelo.

En la misma línea, Encarnación-Martínez et al. (2019) comprobaron que después de 16 sesiones de entrenamiento de dos grupos, uno de ellos en superficie estable y otro en inestable, la mejora en la estabilidad no era mayor en el grupo que entrenó en superficie inestable respecto al grupo lo hizo sobre superficie estable.

Como conclusión, no debemos pensar que existen materiales funcionales sino maneras funcionales de utilizar un determinado material.

Ejercicios para mejorar la estabilidad en running y evitar lesiones
Varias han sido las investigaciones que han asociado una falta de estabilidad en los corredores con un aumento en el riesgo de sufrir determinadas lesiones como el síndrome de la banda iliotibial, los dolores de espalda y la pubalgia.

Por ello, además de aclararos los conceptos básicos, os ofrecemos determinados ejercicios que os ayudarán a mejorar la estabilidad no solo local sino también global.

Ejercicios de CORE para mejorar la estabilidad
Para la mejora de la estabilidad del tronco utilizaremos los ejercicios del Dr. Stuart McGill, biomecánico y profesor de la universidad de Waterloo. Un investigador con una trayectoria inigualable y que con sus planteamientos ha conseguido cambiar de arriba a abajo la visión que hasta el día de hoy teníamos sobre el control del CORE y la estabilidad.

Gran parte del éxito de su trabajo estuvo centrado en encontrar la mejor relación entre rendimiento de los músculos del tronco y seguridad y protección de las estructuras que forman la columna. A continuación, te dejamos su Big 3, introdúcelo en tus entrenamientos y no tardarás en encontrar mejoría4.

TABLA FRONTAL:


La tabla frontal es un ejercicio de estabilidad para el running centrada en el CORE

Protocolo: Realiza 3 series 20’’ sin perder la técnica y el control lumbo-pélvico. A medida que vayas mejorando tu capacidad de resistencia podrá aumentar el tiempo por serie.

Observaciones: Controla la caída de la cabeza, e intenta mantener la neutralidad del tronco.

TABLA LATERAL:


La tabla lateral ayuda a mejorar la estabilidad en los corredores

Protocolo: Realiza 3 series 20’’ sin perder la técnica y el control lumbo-pélvico. A medida que vayas mejorando tu capacidad de resistencia puedes aumentar el tiempo por serie.

Observaciones: Controla la caída de la cabeza, e intenta mantener la neutralidad del tronco.

BIRD DOG:


Este ejercicio ayuda a mejorar la estabilidad de los runners

Protocolo: Realiza 3 series de 30’’ sin perder la técnica y el control lumbo-pélvico. A medida que vayas mejorando tu capacidad de resistencia puedes aumentar el tiempo por serie.

Observaciones: Controla la caída de la cabeza, e intenta mantener la neutralidad del tronco.

Ejercicios de estabilidad global
Tal y como comentábamos anteriormente, la estabilidad no solo debe estar centrada en los músculos del CORE, sino que todo el cuerpo como un conjunto es el que permitirá tener una buena estabilidad. Complementa tus sesiones con estos tres ejercicios de estabilidad global, que te ayudarán a transferir mejor la fuerza de todos tus músculos.

APOYO A UNA PIERNA:


El ejercicio de apoyo a una pierna es vital para la estabilidad del corredor

Protocolo: Realiza 3 series de 30’’ intentando controlar el apoyo plantar y la rotación de la rodilla. A medida que vayas mejorando tu capacidad de resistencia puedes aumentar el tiempo por serie.

Observaciones: Hazlo delante de un espejo para ser consciente del posible cambio de posición del cuerpo.

DE PUNTILLAS A UNA PIERNA:


El ejercicio de puntillas a una pierna es otra de las opciones para reforzar la estabilidad en running

Protocolo: Realiza 3 series de 15 repeticiones con cada pierna, sin perder la técnica e intentando controlar el apoyo plantar y la rotación de la rodilla. A medida que mejores tu capacidad de resistencia puedes aumentar las repeticiones por serie.

Observaciones: Hazlo delante de un espejo para ser consciente del posible cambio de posición del cuerpo.

PERTURBACIONES:


Ejericio de perturbaciones para mejorar la estabilidad

Protocolo: Realiza 3 series de 15 repeticiones con cada pierna, sin perder la técnica e intentando controlar el apoyo plantar y la rotación de la rodilla. A medida que mejores tu capacidad de resistencia puedes aumentar las repeticiones por serie.

Observaciones: Hazlo delante de un espejo para ser consciente del posible cambio de posición del cuerpo.

Con estos ejercicios podrás mejorar tu estabilidad y ser un corredor/a cada día más dinámico y estable, lo que te permitirá apretar en tus sesiones de forma mucho más seguro y efectiva.

Recuerda que te hemos ofrecido unos consejos para mejorar tu salud y calidad de vida, pero que no deben sustituir a la opinión de un experto. Ante cualquier duda consulta a tu médico, fisioterapeuta o preparador físico.

BIBLIOGRAFÍA:

Sherrington CS. The Integrative Action of the Nervous System. New York, NY: C Scribner’s Sons; 1906.
Mehda, P., Zutshi, K., Juneja, H., & Zafar, R. (2019). Effect of core stabilization exercises in addition to conventional training on core stability and running performance. Sports Medicine Journal/Medicina Sportivâ, 15(1).
Saeterbakken, A. H., & Fimland, M. S. (2013). Muscle force output and electromyographic activity in squats with various unstable surfaces. The Journal of Strength & Conditioning Research, 27(1), 130-136.
BAHIRAEI, S., SHARBATZADEH, R., & NOURI, M. (2019). Relationship between core stability and Functional Movement Screening test in athletes. Trends in Sport Sciences, 3(26).
Encarnación-Martínez, A., & Gea-García, G. M. (2019). Effects of a training program on stable vs unstable surfaces on postural stability.[Efectos de un programa de entrenamiento en superficies estables frente a superficies inestables en la estabilidad postural]. RICYDE. Revista Internacional de Ciencias del Deporte. doi: 10.5232/ricyde, 15(58), 353-367

Este artículo ha sido elaborado por el equipo de E-Motion para el Club Mizuno.

Deja una respuesta